La principal diferencia entre S y X es la potencia de procesamiento y la resolución de salida. Xbox Series X es una consola de alta gama que ofrece 4K nativo y hasta 120 cuadros por segundo, mientras que Xbox Series S ofrece una resolución máxima de 1440p y una frecuencia de cuadros máxima de 60. Si estás buscando una consola con el mejor rendimiento y resolución, Xbox Series X es la mejor opción. Si buscas una consola más económica y aún así con una gran experiencia de juego, Xbox Series S es la indicada.

Resumen de las características y diferencias de Xbox Series

  1. Potencia: La X es la consola más potente de Microsoft y ofrece un rendimiento superior en comparación con la S. La X cuenta con un procesador personalizado AMD Zen 2 con una velocidad de reloj de 3,8 GHz, mientras que la S cuenta con una velocidad de reloj de 3,6 GHz. Además, la X cuenta con una tarjeta gráfica más potente que la S, lo que le permite reproducir juegos en 4K nativo a 60 FPS o incluso 120 FPS.
  2. Almacenamiento: La X cuenta con un SSD de 1TB, mientras que la S cuenta con un SSD de 512GB. Si bien ambas consolas admiten expansión de almacenamiento externo a través de una unidad de estado sólido, la X permite una mayor capacidad de almacenamiento, lo que la hace más adecuada para usuarios que deseen descargar y almacenar muchos juegos.
  3. Precio: La S es la opción más económica de Microsoft, ya que tiene un precio de venta al público más bajo en comparación con la X. La S se vende a un precio más asequible debido a que es menos potente y cuenta con menos almacenamiento en comparación con la X.

En resumen, la X es la opción más potente y capaz, ideal para usuarios que buscan la mejor experiencia de juego en su hogar. Por otro lado, la S es una opción más económica y compacta, que se ajusta a usuarios que buscan una experiencia de juego sólida a un precio más asequible.